lunes, 23 de mayo de 2011

Mejora tus fotos de vacaciones. 10 consejos + 1

Verano significa vacaciones, calor y, para muchos, viajes. Para que los trotamundos menos expertos en los quehaceres fotográficos puedan inmortalizar debidamente sus vacaciones, aquí van unos consejillos.

10 Consejos fotográficos para fotografía de viaje.

Después envíanos tus fotos, nosotros les daremos el último toque para que puedas recordar con emoción tus viajes, y ¿por qué no? enseñar tus fotos con orgullo.

viernes, 20 de mayo de 2011

De color a blanco y negro

La mejor manera de obtener una foto en blanco y negro con una cámara digital es tomarla en color y después transformarla a blanco y negro. Aunque sea más lento, este sistema ofrece más calidad y flexibilidad. Al elegir en la cámara la opción monocromo o blanco y negro, estamos desechando el 66% del potencial de captura de la cámara. Esto es debido a que el sensor de la cámara captura las imágenes en RGB (rojo, verde y azul por sus siglas en inglés), es decir captura una imagen para cada canal de color. Si elegimos en la cámara la opción blanco y negro, perdemos dos de los canales (excepto si se dispara en raw, aunque no podríamos ajustar el balance de blancos) Por tanto, la mejor opción es tomar una buena foto en color. Después, en el procesado hay muchas maneras automáticas de conversión a blanco y negro, unas mejores que otras, pero todas incompletas. Cada foto tendrá unas necesidades especiales para ser convertida a blanco y negro. Nuestro personal proviene de la fotografía en blanco y negro, por lo que cuidará cada detalle para que disfrutes de la elegancia de este proceso. Si deseas que convirtamos tus fotos a blanco y negro no olvides indicárnoslo en el cuadro de especificaciones de cada foto.

 Este es el archivo original en color
Esta foto se obtiene utilizando una manera automática de convertir las imágenes a escala de grises.
Esta sería una posible interpretación en blanco y negro, como vemos, mejora mucho el contraste e incluso la definición de la imagen.


Corrección de perspectiva

Según el tipo de objetivo que utilicemos y la posición de la cámara, podemos encontrar diferentes fenómenos en las fotos como el horizonte inclinado, fotos de edificios o habitaciones, que al tomarlas desde abajo juntan las líneas paralelas arriba, deformaciones producidas por los objetivos angulares. Lo ideal es fijarse mucho en el momento de tomar la foto y evitarlo. Muchas cámaras vienen dotadas con un sistema de cuadrícula que nos ayuda a fijarnos en este fenómeno. Es cierto que si en la foto se incluyen personas u otros elementos que se muevan, damos prioridad a la velocidad o a la expresión y descuidamos estos aspectos de composición. Nosotros podemos corregir en gran medida estos efectos que en ocasiones tanto nos desagradan.


La foto de arriba esta tomada con un objetivo angular y con la cámara muy cerca del suelo, con lo que parece que la columna "cae" hacia atrás y es más gruesa en su parte central. Por otra parte, la cámara no estaba perfectamente nivelada y se aprecia una leve caída de la columna central hacia la derecha.


Defecto corregido. Se puede observar que la foto sufre un pequeño recorte, para evitarlo, conviene dejar un poco de "aire" en los encuadres, no ajustarlos tanto como en este caso, ya que salvo que dispongamos de una cámara técnica, nos será imposible corregir estos defectos en la toma.

jueves, 19 de mayo de 2011

Reencuadrar


Hay muchas ocasiones en las que tomamos fotos desde muy lejos o que dejamos entrar en el cuadro más información de la neceseraria. En otras ocasiones tendemos a situar el sujeto más importante de la imagen en el centro del encuadre, cosa que suele dar sensación de estaticidad. La situación ideal es partir de una buena composición. Si esto no ha sido posible, no te preocupes. Nosotros reencuadraremos tus fotos de forma que aquello que te interesa gane más protagonismo.
FOTO MEJORADA

FOTO ORIGINAL
                                                        VOLVER

martes, 17 de mayo de 2011

Brillo

Cuando hablamos de brillo, hablamos de cómo se reparte la luz por la foto, de la relación que hay entre las zonas claras, medias y oscuras. En www.mejoratusfotos.es ajustamos estos valores con el fin de interpretar tus imágenes y dotarlas de más fuerza y profundidad, o realizar ajustes más delicados, según tus deseos y el tema fotografiado.
video
                        


viernes, 13 de mayo de 2011

Equilibrio de color o balance de blancos.

Aunque nosotros no seamos conscientes, la luz varía de tonalidades en función de la fuente emisora. Las luces de incandescencia metálica tienen un color dominante más anaranjado o rojizo que la luz día. Las luces fluorescentes suelen tener un color dominante verdoso. Cada fuente de luz tiene más presencia de un color que del resto. Aunque las cámaras actuales cuentan con avanzados sistemes automáticos para corregir este fenómeno, no siempre se afina lo suficiente. En principio las imágenes deberían tener los blancos neutros, sin dominantes, aunque hay ocasiones en que un poco de color dominante dota las imágenes con una carga emocional distinta. Nuestra corrección del color se basará en estos criterios objetivos y subjetivos para ofrecerte el mejor resultado.

FOTO ORIGINAL

FOTO MEJORADA

Contraste


Por contraste entendemos la relación que en una fotografía hay entre sus tonos más oscuros y los más claros. Si obtenemos una imagen con mucha presencia de tonos casi negros y tonos casi blancos, en los que cueste distinguir la textura, y pocos tonos medios estaremos ante una imagen altamente contrastada. Por el contrario, una imagen que no ofrezca una mínima porción de negro puro o blanco puro, y todo en ella sean tonos medios, será una imagen de bajo contraste. También se entienen como contraste alto la combinación de ciertos colores (por ejemplo azul-amarillo, rojo-verde), o contraste bajo colores de la misma gama cromática. Lo ideal (salvo que deseemos lo contrario) sería obtener imágenes equilibradas, con una mayoría de tonos medios y la presencia de negro y blanco para dar más fuerza a la foto en cuestión y si es necesario incidir en los colores para no quitar protagonismo a otros elementos de la imagen. En muchas ocasiones las fotos que obtenemos son demasiado "planas". Nuestro ajuste de contraste observa varios aspectos para respetar la luz original de la foto y a la vez darle volumen.



FOTO ORIGINAL



FOTO MEJORADA

VOLVER

miércoles, 11 de mayo de 2011

Mejora tu composición: Regla de los tres tercios

Si repasamos nuestras fotos y las comparamos con las de los profesionales vemos que hay "algo" que no acabamos de hacer bien. No hablamos de supermodelos, ni de cámaras ultrasofiscadas, ni de paisajes en paraísos que no salen ni en los mapas. Hablamos de ese algo que no siempre se ve, pero pude apreciarse. Hablamos de la composicón.

Comenzaremos por la más esencial de las normas de composición fotográfica: la regla de los tres tercios.

Ante todo aclarar el título, aunque digamos regla, no significa que "haya que hacerlo así", no es una ley, pero sí una referencia de mucho peso a la hora de componer. Es una adaptación de una proporción matemática llamada sección áurea, que proviene de la antigüedad. Infinidad de obras de arte, edificios, diseños (dni otarjetas de crédito) se ciñen a esta proporción.

Que no cunda el pánico, la adaptación para la fotografía es muy sencilla, su puesta en práctica requiere más experiencia, aunque mejorareis vuestras fotos probándolo.

Os habreis fijado en que la mayoría de las cámaras (analógicas o digitales) utilizan un sistema de enfoque que funciona cuando aquello que queremos fotografiar está en el centro de la imagen.  Por otra parte, nosotros también tendemos a situar aquello que nos interesa fotografiar en el centro de la imagen. Estos dos factores hacen que la gran mayoría de fotos que hacemos sean iguales. Por otra parte, al situar el centro de interés (el sujeto de la foto) en el centro del cuadro, conseguimos una imagen extremadamente estática, en la que todo lo que está alrededor de estos dos centros pierde su importancia.  Ya que no se crea ninguna "tensión" entre el centro de interés y el centro de la imagen.

Con la ley de los tres tercios, lo que se hace es dividir el cuadro (la superficie total de la imagen) en tres partes verticales y tres partes horizontales iguales, con lo que conseguimos 9 rectángulos de
la misma proporción, que además es la misma proporción que la imagen total. De estos 9 cuadrados nacen cuatro intersecciones, cada una de estas intersecciones será un punto de fuerza o de interés. Esto quiere decir que al encuadrar, aquello que situemos en una de estas intersecciones, generará una tensión moderada con el centro de la imagen, pruébalo.


Antes, pocas cámaras incluían esta "rejilla" y la división había que hacerla en la cabeza. Hoy por hoy, casi todas las cámaras incluyen esta función, con lo que podemos dividir nuestro visor o pantalla LCD de esta forma y empezar a probar.

En este otro ejemplo, situamos el interés de la imagen sobre dos puntos: rostro y manos, y comprobamos que aunque cambiemos a un formato más panorámico, funciona bien.


 Cuando un paisaje tiene un horizonte muy definido, esta "rejilla" nos será muy útil, no sólo para alinear el horizonte, sino para acercarlo a la línea horizontal superior o la inferior, según nuestras intenciones.
Vela sense Límits

¿Y si contradecimos la ley de los tres tercios? ¿y si situamos en el mismo punto el centro de interés y el geométrico de la imagen? ¿y si además colocamos el horizonte cerca de la mitad de la imagen? ¿qué pasará?: obtendremos una imagen estática, no por ello una "mala imagen", se puede romper esta regla, pero sabiendo qué obtendremos al hacerlo.
Vela sense Límits


Evidentemente, no podemos aplicarla a rajatabla. Hay imágenes que se regirán por otros principios de composición, como el color, la textura, el contraste, etc, e incluso las hay que buscan desafiar las propias leyes de composición. Pero eso lo veremos más adelante.

Pero probad y experimentad, vereis que vuestras fotos ganan mucha fuerza expresiva con una norma tan básica

martes, 10 de mayo de 2011

Exposición fotográfica de Manel Esclusa: “Barcelona, pell i ombra”

Se trata de una muestra de 50 fotografías urbanas y nocturnas hechas entre 1980 y 2010 que explora y revela aspectos desconocidos de lugares emblemáticos de Barcelona y también de otros espacios urbanos difíciles de identificar por la particular visión que nos ofrece el artista.

Recorriendo el espacio urbano de Barcelona, con la noche como escenario, Manel Esclusa se convierte en un cazador de sombras y nos invita a descubrir la ciudad de una forma diferente e inquietante. La sombra como arquitectura, luz y oscuridad como símbolos. Una poderosa y sutil narración en blanco y negro a través de 50 imágenes, explorando un territorio que se sitúa entre la realidad documental y la imaginada.

Manel Esclusa (Vic, 1952) es uno de los autores referenciales de la fotografía española contemporánea, sus fotos merecen estar en la antología estética de nuestra época.

Manel Esclusa: Barcelona, pell i ombra
Lugar: Espai Mercè Sala, Barcelona (dentro de la estación Metro Diagonal, pasillo conexión L5), Rambla Catalunya 110, Barcelona.
Inauguración oficial: 6 de abril a las 19 h.
Exposición: del 1 de abril al 17 de junio de 2011
Horario: de 10 a 20:30 h.

Entrada gratuíta 
 
Información extraída de http://www.fonart.net/

“Berlusconi es el espejo de un pequeño mundo de mierda”

Echad un vistazo a esta entrevista a Shobha Battaglia, que en su larga trayectoria ha fotografiado desde la trata de niños en Moldavia a los efectos de la mafia. Muy interesante.

domingo, 8 de mayo de 2011

Merece la pena dedicarle una mirada

Platon, fotógrafo nacido en Londres en 1968, y trabajando en Nueva York, ha visto a las más famosas celebridades de Estados Unidos pasar por su estudio. Mirad su portfolio, es realmente impresionante.
 
Desde principios de los 90, Platon ha continuado fotografiando retratos, moda y documental para publicaciones internacionales como Time Magazine, The New Yorker, Rolling Stone, The New York Times Magazine, Vanity Fair, Harpers Bazaar, Esquire, GQ, Newsweek, Arena, The Face, i-D, The Sunday Telegraph, The Observer, y The Sunday Times.
  www.mejoratusfotos.es

miércoles, 4 de mayo de 2011

Objetivos fotográficos.

Entendemos por objetivo al conjunto de lentes, que montadas en un cilindro, se encarga de dirigir la luz hacia el interior de la cámara. Posiblemente es la parte más sofisticada de la cámara y la que más determina cada foto (después de nuestra creatividad, claro). 

Toda la luz necesaria para "dibujar" nuestras fotos pasará a través de las lentes de un objetivo, estará moldeada por ellas. Hay infinidad de tipos de lentes : de vidrio, con revestimiento de nanocristal, revestimiento vegetal, lentes de cristal, de plástico... Del mismo modo que hay infinidad de objetivos: fijos, intercambiables, zoom, descentrables, macro, angulares, teleobjetivos...

No exageraremos al decir que debe haber más objetivos en el mercado que necesidades tenemos quienes hacemos fotos. Vamos a intentar, con este artículo, ordenar un poco estos conceptillos, y así poder saber qué necesitamos Intentaremos hacerlo, eso sí, de la forma menos técnica posible.

Empezaremos por decir que un objetivo es innecesario, para hacer una foto necesitamos una caja estanca a la luz, algún material sensible a la luz en el interior de esta caja y la manera de fijar esta impresión. Esto sería una pinhole camera, o nuestro pedante cámara estenopeica. Entrad aquí y sorprenderos de ver fotos hechas sin objetivo.

Una vez aclarado que para hacer fotos sólo hay que tener ganas, pasaremos a hablar del tema que nos ocupa. Para definir un objetivo fotográfico, hay que expresar dos cosas: su distancia focal y su luminosidad.


Distancia focal

Se define como la distancia existente entre el plano de la imagen (sensor) y el plano de la óptica (imagen virtual dentro del objetivo).  Se mide en milímetros y varía en función del tipo de cámara. Así, mientras en una réflex de 35 mm hablaríamos de rangos entre 28 y 85 mm para los objetivos más comunes en una compacta digital podemos encontrar como distancias normales las comprendidas entre 7 y 32 mm.

La distancia focal afecta a la perspectiva. Dependiendo de dicha distancia, podemos dividir los objetivos en grupos:

Distancia focal corta (objetivo angular y gran angular)

Son objetivos muy preciados y a la vez difíciles de usar. Dan mucho campo de visión, más que el nuestro. Los de distancia focal más corta, gran angular, tienden a deformar la perspectiva, sobre todo en las paralelas verticales, y a deformaciones severas cuando los objetos estan muy cerca de la cámara. Si queremos controlar estas distorsiones, es importante trabajar con la cámara paralela al suelo, sin inclinarla hacia abajo o hacia arriba.
 

Al hacer un retrato, e intentar llenar el cuadro como en una foto de carnet usando un gran angular, se produce una distorsión de barrilete, que si bien puede tener un efecto cómico o de caricatura, también puede tener el efecto de que el modelo te elimine de su lista del facebook.











Para llenar el cuadro con un gran angular, hemos de situar la cámara muy cerca y esto hace que quien ve la foto se sienta cerca también.















 Deformación característica de gran angular. La casa pierde perpendicularidad.


































Distancia focal normal (objetivo normal)

Es el objetivo que ofrece la perspectiva más similar a la de los ojos. Da sensación de mucha naturalidad, su efecto no determina la foto como lo pueda hacer el gran angular. Al ser poco efectista, este objetivo, nos obliga a concentrarnos más en la composición y el tema de la imagen para que nos parezca una foto novedosa e interesante. 

Realizar retratos con la óptica normal, no es lo más "ortodoxo", pero no siempre queremos hacer retratos "ortodoxos"






 Aunque puede también ofrecer algo de distorión al acercarnos mucho al sujeto a fotografiar.














 A mayor distancia, las proporciones y la perspectiva son muy naturales.











Distancia focal larga (teleobjetivos)

Este tipo de objetivos nos permiten, por ejemplo fotografiar desde lejos, reproducir cosas relativamente pequeñas, hacer retratos con el fondo desenfocado, aplanar la perspectiva, centrar la atención de la foto en un detalle...

Foto tomada con un teleobjetivo largo, imagen imposible de captar con otro tipo de óptica.









 Una característica del teleobjetivo es que reduce la sensación de profundidad. En esta foto existe la misma distancia entre los vasos que en la de distancia focal normal.






















Los teleobjetivos ofrecen menos profundidad de campo que los objetivos de distancia focal más corta, con lo que resulta más fácil (en ocasiones inevitable) enfocar sólo una parte de la imagen y dejar el resto desenfocado.












Distancia focal variable (zoom)

Supongo que cuando más arriba habeis leído por primera vez distancia focal, no habreis pensado que es una de los recursos fotográficos que más empleais, ya que cada vez que movemos el zoom de nuestras cámaras, o nuestros móviles, estamos alterando la distancia focal.

Los zoom son objetivos compuestos que permiten desplazamientos para extenderse o contraerse y así nos "acercan" o "alejan" del sujeto a fotografiar. En realidad nadie se acerca, lo único que está variando es la distancia focal.

Tienen la ventaja de que con un sólo objetivo llevamos muchos, imaginaos transportar un objetivo distinto para cada posición del zoom (no se  de qué os reís, yo lo hago). Esta ventaja se traduce en precio, un zoom es mucho más barato que tres objetivos distintos.

Suelen ser menos luminosos que los objetivos fijos, y estos a su vez dan una imagen con menos distorsiones y aberraciones cromáticas que los zoom. También hay que decir que hay objetivos zoom con tal calidad que realmente se hace imposible apreciar diferencias.

Los objetivos fijos tienen sus ventajas, a parte de la calidad, son cardiosaludables, si queremos acercarnos usamos el zoom natural, o sea, las piernas. Bromas a parte, con un objetivo fijo, al no poder alterar la distancia focal, tendemos a meditar más sobre la composición y a darle vueltas a aquello que queremos fotografiar.
Robert Cappa, mítico fotoreportero, dijo : " si tus fotos no son suficientemente buenas es porque no estabas suficientemente cerca" ("If your photographs aren't good enough, you're not close enough."), y no creemos que se refiriese a alterar la distancia focal...

Objetivos macro

Están especialmente diseñados para poder fotografiar objetos a distancias muy cortas. Los mejores hacen registros a tamaño real (escala 1:1). Los teleobjetivos macro son muy complejos de usar, pues en la mayoría de ocasiones no podemos obtener enfocada la totalidad de la imagen, no hay profundidad de campo. Las nuevas cámaras digitales suelen incorporar ahora un nuevo sistema de macro, son macro y gran angular, y estos permiten igualmente trabajar a distancias de hasta 1cm y mantener algo de detalle en el fondo de la imagen.

Teleobjetivo macro, con muy poca profundidad de campo, cuesta enfocar todo el anillo y el fondo queda sin textura. Aunque parecen impedimentos, podemos utilizarlos como recurso.









Objetivo gran angular y macro, aunque el fondo queda desenfocado, es posible apreciar que es un faro y la distancia es miles de veces mayor que en la foto anterior.



 





 Luminosidad

Antes hemos dicho que había, sobre todo, dos aspectos importantes a la hora de hablar de objetivos, ya hemos visto la distancia focal y ahora veremos la luminosidad.

La luminosidad hace referencia a la cantidad de luz que el objetivo deja pasar. No hace falta decir que cuanta más luz pase, mejor. Los mejores objetivos son los más luminosos, además, para poder ser tan luminosos han de construirse con mejores materiales, con lo que se consigue que distorsionen menos, que sean más nítidos, que estén casi libres de aberraciones cromáticas, vamos, que si nos los podemos permitir, vale la pena.


Para entender el concepto de luminosidad hace falta explicar los números f:
 Los objetivos cuentan en su interior con un dispositivo llamado diafragma. El diafragma controla, abriéndose y cerrándose como el iris de los ojos, la cantidad de luz que llegará al interior de la cámara. Esta apertura graduada del diafragma tiene unas medidas determinadas, basadas en cálculos ópticos. Estos medidas son comunes a todas las cámaras, se las llama números f, y en argot también puntos o pasos.

Cada número f corresponde a un nivel de apertura. Las aperturas varían en función del objetivo, pero un modelo digital profesional podría ser:
f/2 - f/2,8 - f/4 - f/5.6 - f/8 - f/11 - f/16
 Los números más pequeños indican una apertura más amplia, pasa más luz, mientras que los números mayores indican aperturas más pequeñas, pasa menos luz.

Para entender la escala hay que saber que f/2, deja pasar el doble (justo el doble) de luz que f/2,8, o que f/11 deja pasar justo la mitad de luz que f/8. Obviamente a mayor abertura, más posibilidades para hacer fotos en situaciones de poca luz, más velocidad a la hora de disparar, más control sobre el enfoque, etc.


No os sorprendais si encontrais objetivos que comienzan la escala en f/3,5, o f/3,3, simplemente son menos luminosos que los f/2,8.


También hay objetivos zoom con dos aberturas, una pequeña para posición de angular y una más grande para posición teleobjetivo, quiere decir que al usar el teleobjetivo la abertura máxima será menor que con el angular.


Esta información siempre viene grabada en el frontal del barrilete del objetivo, ya que aparte de la marca, es la única información objetiva (valga la redundancia) que nos habla de la calidad del objetivo.


Otros aspectos a considerar
Hoy por hoy, las cámaras que se fabrican son todas capaces de enfocar en modo automático, por lo que no es extraño encontrar objetivos motorizados, estos llevan un motor propio y aceleran mucho la labor del enfoque.

Cada día se fabrican càmaras y objetivos con zooms muy potentes (mucha distancia focal), cuanto mayor es el zoom, nuestro ángulo de visión es menor, con lo que el propio movimiento de nuestro cuerpo al accionar al disparador puede hacer que la foto salga movida, para ello muchos fabricantes dotan a sus cámaras u objetivos (según modelos) con estabilizadores de imagen, que compensan nuestro movimiento y el de los sujetos a fotografiar para proporcionarnos imágenes nítidas. Si vamos a comprar un zoom, no muy luminoso, es una cosa importante a tener en cuenta.



martes, 3 de mayo de 2011

Tipos de cámaras.

Todas las cámaras fotográficas digitales tienen elementos comunes:
Un dispositivo que permite la entrada de luz: el objetivo. Un dispositivo que recoge esta luz y la convierte en señal eléctrica: el sensor, captor, captador… Un procesador que interpreta estas señales y las convierte en una imagen digital. Como mínimo, un sistema que nos permita ver y componer aquello que fotografiaremos (visor o pantalla trasera)que, a su vez, permite,en la mayoría de los casos, comprobar el resultado.
                foto tomada con una réflex TTL 
 aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
 Según  las características y disposición de estos elementos, las cámaras se organizan en dos grandes grupos: cámaras con objetivos intercambiables y cámaras con objetivo único. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa   
Cámaras con objetivos intercambiables
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Este grupo se divide en dos grupos más: aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa    
Cámaras Réflex TTL: permiten la visión de la escena a través del objetivo. Inspiradas en las cámaras de película, se llaman Reflex TTL, porque para poder ver a través del objetivo through the lens, necesitan un espejo reflex. Además disponen de pantalla trasera, que nos puede permitir mirar para componer la imagen y revisar las fotos hechas. Este tipo de cámaras son las que cuentan con los sensores más grandes, con lo cual recogen mejor detalle, incluso en situaciones de luz escasa. Disponen de los procesadores más potentes, muchas de ellas son capaces de ejecutar ráfagas de varias fotos por segundo. Son muy versátiles, pues podemos ir añadiendo accesorios y objetivos en función de nuestras necesidades (y nuestro bolsillo). No todas son cámaras profesionales, pero todas las cámaras que se venden con este adjetivo son Réflex TTL. Todas ellas permiten el disparo en RAW y según el modelo cuentan con infinidad de ajustes, algunos de ellos personalizables. Los argumentos en contra son el tamaño final del equipo, ya que puede llegar a pesar varios Kg, el precio y su uso, pues son complejas de usar y exigen no pocos conocimientos. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Compactas con objetivos intercambiables: estas cámaras se inspiran en las míticas Leica, que revolucinaron la fotografía. Las Leica más famosas eran cámaras con objetivo intercambiable, pero no eran réflex (se denominan telemétricas), contaban con un visor directo. Las modermas compactas con objetivos intercambiables permiten el encuadre por la pantalla trasera (si bien muchas de ellas disponen de un visor extra y algún modelo incluso lo trae incorporado). En cuanto a prestaciones se asemejan a las réflex TTL (los sensores más grandes se siguen montando en estas primeras), por tanto, este tipo de cámaras reduce en algo el tamaño, pues a igualdad de prestaciones son más caras que las réflex y son igual de sofisticadas en su uso. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa  
           foto tomada con una cámara Bridge
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa  El segundo grupo son las cámaras de objetivo único, que a su vez, se dividen también en dos grupos:   aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa   
Cámaras bridge: son cámaras que suelen incorporar un visor que al no ser TTL nos ofrece una grabación, igual que en las pantallas traseras. La óptica no es intercambiable, pero suelen venir provistas con unos potentísimos objetivos zoom con mucha calidad (según el modelo).  La mayoría de ellas permite la captura en RAW. Suelen permitir ajustes manuales. Alguna de ellas contaba con un sensor relativamente grande, pero en la actualidad no es la tendencia. Las prestaciones pueden variar mucho de un modelo a otro, pero en líneas generales aportan ligereza (pues para  cubrir con cámaras de lentes intercambiables el campo de los zoom de estas cámaras bridge necesitaríamos varios objetivos),  precio (son más económicas que las anteriores) y facilidad de uso. aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa       foto tomada con una cámara compactaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa       
Cámaras compactas: son las más sencillas, las más pequeñas y las más económicas. Hay un espectro amplísimo. El sensor suele ser muy pequeño (más proclive al ruido electrónico) y el procesador es más lento (tiempo de espera entre fotos, etc ) La mayoría vienen con un zoom, más o menos potente. Cuentan con numerosos ajustes, pero no suelen permitir muchos ajustes manuales (según modelos). Muy pocas disponen ya de visor directo, en casi todas hemos de usar la pantalla para componer. Tienen la gran ventaja de que las puedes llevar en un bolsillo. La mayor parte no permite la captura en RAW, aunque hay unas cuantas (las podríamos llamar compactas gourmet) que sí lo permiten y con resultados excepcionales, aunque tienen precio de réflex…  
          foto tomada con un teléfonoaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa   
Supongo que después de esta breve descripción, esperaréis que concluyamos diciéndoos que la mejor cámara es una réflex TTL. Es evidente que si queremos ganarnos la vida con las fotos, o nos apasiona el mundo de la fotogrfía, sí, lo es. Pero no es el caso de tod@s. En nuestra opinón, la mejor cámara es aquella que nos permite disfrutar haciendo fotos y las registra con una calidad suficiente como para volver a disfrutar viéndolas. También es importante que se adapte a nuestro presupuesto, si compramos una réflex hay que asumir que necesitaremos más objetivos en un futuro. Si compramos una réflex de gama alta, la podremos exprimir cuando montemos en ella objetivos de gama alta. Que se adapte a nuestros conocimientos o estar dispuesto a aprender a usarla. Si disparamos en RAW, obtendremos imágenes con mucha información, pero hay que saberlo editar, o encontrar a alguien que lo haga por nosotros. Hay más consideraciones que uno ha de hacerse a la hora de adquirir una cámara, como el peso, el tipo de fotos que haces, si necesitas pasar desapercibido o no, si quieres que grabe vídeo, etc. aaaaaaaaaaaaaaaa   
Es justo apuntar también que mucha gente usa hoy el teléfono para hacer fotos y con resultados sorprendentes. aaaaaaaaaaaa  aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa aa Como conclusión, diremos que las fotos las hacemos las personas, no las cámaras. Éstas son sólo una herramienta. Cuando comemos un buen plato, sabemos que detrás hay alguien que cocina muy bien y no por tener la misma sartén, obtendremos el mismo resultado. Con las fotos y las cámaras deberíamos aplicar la misma lógica ¿no? aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Si quieres saber más sobre cámaras visita www.quesabesde.com 

lunes, 2 de mayo de 2011

Píxeles, megas, bits y bytes.


Son términos que utilizamos normalmente y en ocasiones sin tener plena consciencia de su significado. Vamos a intentar poner un poco de orden.

En una imagen digital, la unidad mínima de información es el píxel. Estos se agrupan en matrices con filas y columnas (imaginemos un tablero de ajedrez). Para poder digitalizar (convertir en dígitos) estas matrices, cada píxel ha de expresarse en bits. Un bit es la unidad mínima en informática. Un bit tiene dos estados posibles 0 y 1 (encendido-apagado, blanco-negro…). Hasta aquí fácil ¿no?. Cada píxel se compone de un número indeterminado de bits (hoy por hoy de 1 a 32).
 
Vamos a imaginar una imagen de 100 x 100 píxeles. Si cada píxel puede ser sólo blanco o negro, únicamente necesitaríamos un bit por píxel para representarla. Imaginemos que si el bit equivale a 0 el color es negro y si equivale a 1 el color es blanco. Esta imagen tendría un tamaño de 10.000 bits (100 x 100 x 1 bit por punto).

¿Y si cada píxel pudiese mostrar cuatro tonos (o niveles) de gris? Negro, blanco y dos tonos intermedios. Cada píxel habría de disponer de 2 bits (00,01,10,11). Negro, gris casi negro, gris claro y blanco (por ejemplo). Si quisiésemos llegar a 256 niveles de gris (standard para visualizar fotografía en blanco y negro) necesitaríamos 8 bits (1 byte) por píxel (2 elevado al número de bits = número de niveles). En este caso, la imagen mediría 100 x 100 x 8bits/punto = 80.000 bits.


     Si hasta aquí es sencillo, no te preocupes, ahora se complica…

Porque esto que hemos visto sirve para las fotos en blanco y negro.
Y el color ¿cómo se reproduce?

Normalmente el color se representa por dos sistemas RGB (red, green, blue) o CMYK ( cyan, magenta, yellow, black).
O sea, una imagen RGB (de cámara fotográfica) constaría de tres imágenes en escala de grises, una para cada color. Si en blanco y negro hablábamos de 2 elevado a 8, para el color necesitamos esto mismo por 3 (256 niveles de rojo, de azul y de verde 256x256x256= 16.777.216 niveles o colores). Es lo que se conoce como color verdadero. Así que la imagen anterior a 8 bits, en color verdadedero tendría un tamaño tres veces superior, si erean 80.000 bits para blanco y negro, serán 240.000 para el color.


Una imagen JPEG contiene toda esta información, y es más que suficiente para su impresión o visualización, pero para editarla cuanta más información mejor. Este es uno de los motivos por los que es aconsejable el disparo en RAW, normalmente cuentan con 12 o 16 bits para cada píxel. En números: 8 bits = 256 niveles / 12 bits = 4096 niveles y 16 bits= 65536 niveles 
(recordemos que cada nivel sería un tono de gris y que si la imagen es en color esto es para cada canal). Una imagen de 16 bits tendría pues trillones de colores. 

¿Y para qué tanta información?

Al tomar una foto, obtenemos un fragmento reducido, una imagen con menos información que la realidad. Al digitalizarla la convertimos en números. La editamos en una pantalla que no puede reproducir tanta información como la de la imagen de la cámara y la imprimeremos por un sistema de impresión que no podrá reproducir tantos colores como nuestro monitor. Como veis es como un embudo, por lo que es fácil presumir que cuanta más información obtenga con la captura, más información podré trasladar a la copia final.

Unidades de medida informáticas:
1 byte= 8bits / 1KB= 1024bytes / 1MB= 1024 Kbytes / 1GB= 1024 Mbytes